Viaje de vuelta: Garden State (2004)

Andrew Largeman (Zach Braff) es un actor sin demasiado éxito que sobrevive en Los Angeles trabajando en un restaurante vietnamita. En permanente estado de desmotivación y depresión, recibe la noticia de la muerte de su madre sin demasiada tristeza. Es por ello que, después de años de ausencia, regresa al hogar de su infancia para acudir al funeral. Le esperan unos días de confrontación con su padre, con el que no se habla, y de encuentro con sus peculiares viejos amigos. Lo que no anticipaba es que conocería a Sam (Natalie Portman), una simpática mentirosa compulsiva con la que se adentrará en un viaje que le cambiará la vida para siempre.

Bonita camisa

Se trata de la primera película como director de Zach Braff, principalmente conocido por su papel como J.D. en la conocida sitcom médica Scrubs. Como no podía ser de otra manera, la película tiene un marcado carácter cómico, aunque no renuncia a los momentos de nostalgia y de superación personal de sus personajes, resultando en una comedia feel-good con ligeros toques dramáticos.

¿Te llevo a algún lado?

Para mi, la película es una maravilla desde el puntos de vista cómico. Prácticamente cada escena parece estar meticulosamente preparada para sacar una carcajada antes incluso de que los personajes comiencen a hablar. Llena de situaciones y personajes surrealistas. A la parte humorística, contribuyen especialmente los amigos de Largeman, a cual más pieza. Un enterrador de carácter complicado, un millonario con extrañas aficiones… El resto de personajes que van apareciendo no bajan el listón, destacando el cameo de Jim Parsons (Sheldon Cooper en The Big-Bang Theory) como caballero medieval (sí, tal cuál…).

Desayunando con un caballero

La química entre Zach Braff y Natalie Portman es francamente buena, probablemente más desde el punto de vista cómico que romántico. Él, el inocentón bastante perdido en la vida. Ella, la positiva y algo loca que le pone una sonrisa a todo. Sorprende poco la actuación de Braff, ampliamente acostumbrado a papeles cómicos, algo más la de Portman, que realiza un papel tremendamente encantador y divertido, alejado de sus habituales personajes más dramáticos o profundos. Sin duda, hacen un buen tandem que lleva bien el peso de la trama principal.

En el médico

Capítulo aparte merece la banda sonora de la película. Seleccionada por el propio Braff, termina de redondear una película muy personal, ya que también la escribe, dirige y protagoniza. Incluye canciones de diversos artistas, cuidadosamente escogidas para cada escena. Tengo que destacar sin duda las dos joyas que incluye de The Shins (New Slang, Caring is Creepy). Gracias a esta película, conocí al grupo y se convirtió en uno de mis favoritos de siempre.

Una mañana cualquiera

Una de esas películas diferentes. No es la clásica comedia. Te vas a reír, vas a flipar con los amigos de Large, te va a encantar su relación con Sam. Y sobre todo, vas a salir de la película con un buen sabor de boca, al ver como los personajes se enfrentan a su pasado y se construyen un nuevo camino hacia la felicidad. Una de mis pequeñas joyas de culto que vuelvo a ver cada cierto tiempo.

Abismo infinito

Por último, añadir que hasta la fecha Zach Braff no ha hecho muchas más incursiones en el mundo de la dirección de largometrajes. Lo más parecido que se ha podido ver es I Wish I Was Here (2014), aunque esta última tiene mayor carga drámatica y, para mi gusto, no llega al nivel de Garden State. De cualquier forma, se deja ver.

Puedes verla en Amazon Prime Video

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: