Arte, belleza y supermercados: Cashback (2006)

Ben (Sean Biggerstaff) es un estudiante de arte que acaba de romper con su novia. Como consecuencia, empieza a sufrir un insomnio crónico que le obliga a asistir impotente al recuerdo ininterrumpido de su ex. Decide entonces meterse a trabajar en el turno nocturno del supermercado, y así sacar rendimiento económico a su imposibilidad de conciliar el sueño. En su nuevo trabajo comenzará su recuperación, gracias a las ocurrencias de sus nuevos compañeros, auténticos personajes, pero sobre todo, al encontrar un nuevo objetivo romántico en Sharon (Emilia Fox), una encantadora cajera. ¿Será ella la que rompa el hechizo de sus noches en vela?

Empezamos bien

Dirigida por Sean Ellis, la película está construida sobre el cortometraje de gran éxito de 2004 de igual título, director y protagonistas, que incluso obtuvo una nominación a los Oscars. Con ligeras modificaciones, el cortometraje está implantado casi tal cual en este largometraje que le dota de un contexto inicial y una trama más específica para llevarlo a la gran pantalla.

Tengo que preguntarte algo

Narrada en primera persona por Ben, podría decirse que, especialmente al comienzo, se trata de una película de desarrollo lento con una gran carga introspectiva y de flashback. Una vez consumada la ruptura con su novia, el protagonista profundiza con todo lujo de detalles en su fascinación por la belleza femenina desde su más tierna infancia, y de cómo la exterioriza a través de sus obras, de gran calidad técnica. Es esta primera parte de la película también la más nostálgica y dramática.

Te veo así

Una vez que Ben comienza su nuevo trabajo en el supermercado, la película muestra su lado más cómico-romántico. A ello contribuye especialmente la variedad de personajes políticamente incorrectos con la que se encuentra, empezando por su mejor amigo, Sean, y terminando por su jefe en el supermercado, Jenkins. Capitulo aparte merecen Barry y Matt, sus compañeros de fatigas en el turno nocturno. Dos gamberros sin remedio que llevan la mayor parte del peso cómico de la película.

Barry, el amante del riesgo

La reflexión en voz alta de Ben durante toda la película se ve apoyada por una excelente banda sonora, la mayor parte a cargo de Guy Farley. Este soporte musical unido al efectismo de los momentos donde Ben detiene el tiempo, propicia escenas de una atmósfera absolutamente envolvente, mágica, en las que el personaje principal da rienda suelta a la expresión de sus sentimientos, y el espectador es capaz de percibirlos como suyos. No conozco otros trabajos de este artista, pero creo que la comunión entre banda sonora y película es extraordinaria.

Hago chás y aparezco a tu lado

El papel de Sharon, interpretado por Emilia Fox, es probablemente lo más destacado a nivel interpretativo en una película donde lo que más brilla es una increíble escenografía mezclada con la comedia más gamberra. Mención aparte merece su dominio del español (“tu equipo de fútbol es … “).

De fiesta

Una película que te conduce por un viaje de sentimientos y, aunque pase por momentos más nostálgicos, la mayor parte la encuentras desternillante. Sin duda, contiene algunos de los personajes más gamberros que he visto sueltos por ahí, y la trama romántica mantiene el interés hasta el final. Uno de mis clásicos del cine independiente. Any cashback?

Podéis verla en Amazon Prime Video

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: